Detalle de la Noticia

Por temor a más retenciones, el ingreso de divisas

02-diciembre-2019

La posibilidad de que el futuro Gobierno modifique las actuales alícuotas de las retenciones provocó que la liquidación de divisas en noviembre fuese la más alta de la serie que empezó en 2002. Además del récord de US$2.185 registrados el mes pasado, el acumulado del año, que suma US$21.495 millones, ya superó en un 6,3% lo ingresado en todo 2018. Según un comunicado de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro Exportador de Cereales (CEC), el monto de noviembre mostró un crecimiento del 10% respecto de octubre y un 170% en la relación interanual, aunque vale aclarar que en 2018 el campo sufrió la peor sequía en 50 años. No obstante, si se lo comparan con todos los meses de noviembre desde que se comenzó a hacer este relevamiento, en 2002, el volumen liquidado el mes pasado fue el más alto, dejando atrás los US$1.874 millones de 2014, que hasta ahora encabezaban el podio. “En las últimas semanas de noviembre se empezó a negociar fuertemente”, señalaron operadores consultados y resaltaron “que las ventas seguirán también en esta semana, previo a que asuma Alberto Fernández”. El ahora presidente electo fue claro al sostener en su campaña que no habrá bajas en los derechos de exportación, dando a entender que serán modificadas. En la actualidad, maíz y trigo tienen una retención del 7%, que se forma a partir del peso por dólar exportado, ecuación que hoy se terminó licuando producto de la devaluación. Lo mismo pasa con la soja, que tiene una alícuota promedio del 27%. Los productores estiman que este gravámen pasará al 35% y ya alertan que ese porcentaje resulta “inviable” y sólo generará quebrantos. Entidades afiliadas a las distintas organizaciones gremiales empujan la idea de salir a las rutas el mismo 10 de diciembre en oposición al aumento. Datos del portal oficial Siogranos muestran que el productor ya le puso precio a la soja nueva, que sumó en total 1,5 millones de toneladas en noviembre versus los 1,1 millones de octubre. La suba fue del 36%, un crecimiento que los operadores califican como “muy poco”, dado que si -por ejemplo- se fija una retención del 35%, el precio del poroto en mayo rondaría los US$200 la tonelada. Hay que recordar que la operatoria implica ponerle precio al commoditie que se entregará más adelante pero que mantiene el derecho de exportación actual: 27%. Los negocios que más crecieron fueron trigo y maíz. Este último es el que lleva la delantera, ya que con 2,08 millones de toneladas supera ampliamente las 1,38 millones del mes pasado, lo que marca un incremento del 50,7%. La misma situación se observa en el trigo, que con un alza del 43% o 2,29 millones de toneladas, está por encima de las 1,6 millones de octubre. La exportación también está moviendo las piezas. La soja es la que se ubica en el primer lugar, con un aumento del 147%. En noviembre ya se declararon 2,67 millones de toneladas, mientras que el mes pasado fueron 1,08 millones. En definitiva, campo y exportadoras se aseguran una rentabilidad que saben puede perder si el próximo Gobierno actualiza la variable o directamente pone un porcentaje fijo.